Datos personales

Mi foto
De grandes penas y grandes alegrías.

lunes, 1 de septiembre de 2014

La melodía perdida.

Fue por la mañana. Se me vino a la cabeza una tonadilla, un comienzo de una canción. Recordaba un sonido como de carillón, con una guitarra y unos teclados jugando alrededor. Venía de muy atrás, de hace muchos años. Y pensé en Mike Oldfield; sí, el estilo le pegaba. 

Silbé un tiempo mientras hacía cosas por casa. Qué ganas de oírla! Decidido, me senté ante el ordenador y busqué los dos discos de Oldfield que tengo. Fui picando en todas las canciones, aprovechando para escuchar de nuevo Moonlight shadow, o Five miles out. Pero no estaba allí. 

Contrariado, intenté hacer memoria. Imposible recordar el título de la canción, pero si al menos pudiese recordar con qué álbumes de Oldfield tuve contacto... los Tubular Bells, recuerdo tener los cassettes en la frontera de los veinte. Así que me pasé un buen rato en youtube intentando localizar esa canción a través de Tubular Bells I, Tubular Bells II. Nada. Comencé a dudar. Será de Oldfield? 

Contrariado, me fui a por la guitarra y toqué algo parecido. Pero en vez de saciarme, aún me dio más ganas de escucharla. Como un paisaje tras la espesura, como una estrella de esas que no ves con la fóvea, como volver a encontrar aquella mirada en una multitud.




Qué importancia tiene? Pues... es como perder una canción. Me pasé un montón de años sin echarla de menos, sin saber de hecho cómo se llamaba ni estar seguro de su autoría. Pero de pronto parecía feo no poder volver a escucharla. Ya de noche, tras un día agotador, me propuse revisar el Tubular Bells III, que ni sabía que existía. Por si acaso. Y en la barra de la derecha vi el nombre de un disco de grandes éxitos, "Elements". Nada en principio, pero luego vino todo, un cassette de alguien a quien quise mucho, tardes de escuchar música y soñar juntos. Y por fin, de pie, me paré escuchando aquella canción, que me trajo aires de una vida que quedó muy atrás, pero que... es mía. Y escucharla fue como destapar un perfume que habías olvidado.