Datos personales

Mi foto
De grandes penas y grandes alegrías.

jueves, 25 de abril de 2013

El detective de uno mismo.


Juro que  veces no sé por qué me apetece llamar a alguien. O por qué me da por comerme un paquete de galletas después de cenar, o por qué ahora mismo me entraron ganas de cantar canciones de Loreena McKennitt a toda voz. Esas son cosas más bien inocuas, pero cuando quieres dejar de ver a alguien, y te pregunta por qué, y no sabes que decir salvo un "no lo sé" humilde y dicho bajito, es una putada. Es más, a veces creo que otros aciertan mejor en por qué hago algunas cosas que hago. Con el tiempo es mejor aceptarlo, porque es como convivir con un Fran infantil y caprichoso que simplemente no transita los mismos caminos lógicos y dirigidos del Fran que se conoce a sí mismo.


De todos modos, me encanta sorprenderme. Estar aquí dentro a veces es una jodienda, pero aburrido, no es.



No hay comentarios: