Datos personales

Mi foto
De grandes penas y grandes alegrías.

viernes, 7 de diciembre de 2012

Lluvia púrpura

Que si referencia al manto púrpura de la realeza, o a la lluvia púrpura tras un holocausto nuclear... o a nada, coño, que manía de idolatrar, mitificar y romperse las pelotas como sabuesos tras un significado literal. Seguro que muchos autores se ríen en privado sobre disquisiciones que pululan de críticos y entendidos, cuando igual el tío estaba viendo llover tras un cristal malva. En fin.

Hacía mucho tiempo que no la escuchaba "de verdad". Quiero decir, es inevitable escucharla porque periódicamente cualquiera de estas canciones míticas te la ponen en la radio, en la tele o suena en un coche al pasar. Incluso puede que saliese por azar de mis altavoces unas cuantas ocasiones en estos últimos años. Pero mientras la consideraba para las sesiones de versioneo que nos marcamos últimamente (por culpa de un solo absolutamente delicioso, de escuchar, y más de tocar), recordé.

Que hace mucho tiempo, allá por el 1984, cuando el pirado este al que comparaban con Jimi Hendrix, un tipo que tocaba y cantaba y componía bien, nos hablaba de la lluvia púrpura.. casi daban ganas de ducharse en ella. La canción huele a promesa de algo distinto, a conseguir llegar, y hubo un tiempo, rondando los noventa, en que la consideré una de mis canciones amuleto, porque sonó en muchos momentos especiales casi como si me persiguiese.

Ha quedado sepultada por otros estilos y otras canciones que me dicen más y mejor, pero hoy recordé la lluvia púrpura.

No hay comentarios: