Datos personales

Mi foto
De grandes penas y grandes alegrías.

martes, 13 de noviembre de 2012

Tráfico.

Salía del supermercado. Un tipo cruzó el aparcamiento de mala manera, quemando neumático. No nos la pegamos porque frené, a pesar de ir por donde alguien pensó y señalizó que los autos deben ir en ese aparcamiento. Me quedé mirando boquiabierto, con un cigarro colgando del labio inferior, por la desfachatez del tipo. Que además levantó la mano en plan "uy, perdón", como si no me hubiese visto hasta ese momento en que hinqué freno. Valoré si hacer una escena en plan Un día de furia pero decidí que no, que todavía no, que antes de que me maten a palos todavía me gustaría hacer unas cuantas cosas. Pero sí que pensé algunas escenas bastante truculentas en las que le enseñaba su propia mano al tipo, a cierta distancia, diciendo "uy, perdón".

Poco después, conduciendo de nuevo con la misma prisa que antes o más, otro tipo, este mayor y con cara de haberse animado para la tarde de trabajo con unas cuantas tazas de vino, hizo un viraje en un cruce. Y fue tan estético y propio de un circuito de competición que me volvió a dejar boquiabierto, pasando con donaire a diez centímetros del morro de mi coche y saltándose la servidumbre de paso, y mirándome en plan: "flipa, qué caña". Otra vez pensé cosas tipo Holocausto caníbal. Iba tan concentrado imaginando las áridas planicies del dolor ajeno, que me di cuenta, avergonzado, de que me había saltado un paso de cebra medio borrado donde un señor esperaba para cruzar. Levanté la mano y dije "perdón". Vi por el retrovisor como él movía la cabeza, supongo que pensando que al tipo del coche con música demoníaca había que hacerle algo poco agradable.

2 comentarios:

Oriana Lady Strange dijo...

Un día de furia de vez en cuando no estaría mal, pero no me parece que seas de ese estilo...
De todas maneras como se desprende de tu texto, te das cuenta que muchas veces hacemos lo mismo que criticamos a otros, yo creo que seria mejor tratar de poner "un manto de piedad"(así lo llamo yo) antes de juzgar.
Si todos pensaríamos mas en el otro quizás ese mundo no estaría como esta. Claro que eso es muy difícil, el egoísmo reina, mi querido.
Cariños, Fran!! y bienvenido al mundo de los locos,jaja....

Anónimo dijo...

Excelente reflexión!