Datos personales

Mi foto
De grandes penas y grandes alegrías.

lunes, 19 de noviembre de 2012

Hablando de dioses y de monstruos. María Santos Gorrostieta o los niños egipcios.


A veces pienso en no ver más periódicos, ni más telediarios. El resto de la humanidad, así en plan noticia, casi no me dais más que disgustos.
Cincuenta niños muertos en Egipto porque su autobús se cruzó con un tren. El cadáver de una exconcejala en México, según parece porque plantó cara a los cárteles del narcotráfico, apareció con evidencias de tortura. Según el diario El País, había sufrido ya dos atentados, y estaba sola, amenazada y sin escolta. 
Estas noticias me recuerdan cómo acaban casi todas mis discusiones teológicas con cualquier persona que crea en esos dioses que nos pintan las religiones mayoritarias. Yo no puedo averiguar si existe o no ese dios omnipotente y omnisciente, pero de lo que no me cabe ninguna duda es de que si existe, es un tipo con el que no me atrae mucho tener nada que ver. Como dice Rodríguez, ese dios que hace eternas las almas de los niños destrozados por el napalm.
Lo que sí me atrae son esas personas valientes que plantan cara a las injusticias, los héroes de hoy en día. Los de verdad.   

Quizá tú fueses profundamente religiosa. Puede que me repateasen tus opiniones o tu forma de ser. Esto no es un libro de los que me gustan, donde los malos lo son por gusto y oficio y los buenos son admirables. Sea como fuere, nadie merece morir de ese modo en una lucha tan sucia, y menos por defender aquello en lo que cree con coraje. Ojalá descanses en paz, María.



3 comentarios:

Anónimo dijo...

"El resto de la humanidad, así en plan noticia, casi no me dais más que disgustos." Plas, Plas, plas,,, (aplauso).
Do agnosticismo ó ateísmo só hai un pasiño. Veña que se o teu entendemento é capaz de chegar a valores, sentimentos e un milleiro de cousas máis que trascenden a experiencia, pode tamén chegar ó divino,,, sendo por outro lado, ás veces, máis fácil de chegar o divino que ó humano.

Fran dijo...

Estimado/a Anónimo/a:
Grazas polo aplauso. Nin me considero agnóstico, nin ateo. Só considero que aínda non conseguín decidir que pasa con este asunto. Se un día o consigo, darei boa conta neste blog e alí onde poida ;). E añadiría que o divino e o humano ten que ser o mesmo, sen estar moi seguro do que digo.

Anónimo dijo...

Ojalá pronto descubras que efectivamente lo divino y lo humano es lo mismo! ;-)
Seguiré este blog con la ilusión de pronto leer algo sobre este tema....