Datos personales

Mi foto
De grandes penas y grandes alegrías.

martes, 4 de septiembre de 2012

Nombres.

Creo que es en la trilogía de Terramar: la gente protege su verdadero nombre. Porque en ese mundo fantástico saber el nombre de las cosas da poder sobre ellas.

El otro día hablaba con alguien y debatía sobre por qué tienen tanta importancia los nombres. Acaso tenemos que etiquetar todo? Uno puede ser completamente heterosexual o completamente homosexual... y todo lo del medio? Puedes sentir una amistad profunda por alguien, o amarle con locura, pero me cuesta creer que no exista una especie de línea curva y extraña que pueda unir gradualmente algunas cosas. A veces uno es blanco y negro. Y eso no es gris, es blanco... y negro. ¿Hay un nombre para eso?
El caso es que por aqui hay un árbol que da unas frutas que no conocía. Unas cuántas búsquedas on-line infructuosas, algún libro consultado, para por fin saber que se llaman nashi. La verdad es que reconozco que hablo más de ellas y como muchas más desde que sé como se llaman. A veces soy un poco tocapelotas porque me gusta discutir amigablemente.

2 comentarios:

Solina dijo...

Querido amigo, si no existiera ese
"medio" entre el blanco y el negro no sabríamos donde situar nuestros conceptos... a ese espacio yo le llamaría "la diferencia" y es muy importante para elegir el camino seguro a seguir cuando nuestras dudas se encuentran "entre" ese o aquella. ( mi humilde opinión)

Interesante tu blog amigo y desde ahora te sigo con tu permiso.

Un abrazo sin fronteras para ti.

Fran dijo...

Solina: gracias por tu comentario... bienvenida!Ante la duda, un punto intermedio, pienso como tú... aunque a veces lo que uno quiere son los dos extremos, al mismo tiempo y a la vez. Para algunas cosas estamos mal diseñados! Un abrazo de vuelta.