Datos personales

Mi foto
De grandes penas y grandes alegrías.

miércoles, 11 de abril de 2012

Oligarquía.

A veces, cada vez más, siento que vivimos en una oligarquía caciquil donde los honestos y los buenos lo tienen difícil para prosperar. Se mantiene con escuelas privadas, sanidad privada, fiestas privadas, clubes privados, nepotismo, corporativismo, amiguismo, y sobretodo con la estupidez de los que la consentimos.

Muchos, además de consentirla en las altas esferas, participan de los despojos. Cuando apruebas a la hija de tu amigo, cuando hablas con el tipo que conoces del tribunal de la oposición de fulano, cuando pides que te cuelen en el oftalmólogo a la administrativa vecina, sólo haces lo mismo a la pequeña escala que se permite a los cuidadanos de a pie. Pero es la misma mierda.

Yo sigo admirando a quien renuncia a esas miserias, aunque al final el hijo quede sin una educación decente, el oftalmólogo ya sólo llegue a tiempo de poner un parche, y las oposiciones sean un fracaso. Sigo admirando al ciudadano moral, honesto y trabajador, que cree en lo público y en el estado aunque reconozca que lo que tenemos no es más que una pantomima patética. Y cuantos menos quedan, más les admiro.

No hay comentarios: