Datos personales

Mi foto
De grandes penas y grandes alegrías.

martes, 13 de marzo de 2012

Las dos Españas.

Porque las hay, y si cabe son más distintas todavía que aquellas otras. La de la buena gente, trabajadora y responsable. Gente que intenta hacer las cosas bien desde su trabajo, desde su relación con otras personas por distintas que sean.

Y luego está la de los hijos de la gran puta que retrata este libro, los chupatintas, los politicuchos, los caciques y los miserables. Ellos causan dolor, porque cada euro que se gastan en sus lujos paletos se lo sacan a quien necesita hacerse un escáner, o quien ve a sus hijos pasar necesidades.

Qué falta haría un cuerpo de inspectores incorruptibles, unos intocables que realmente hiciesen acopio de soberanía popular para poner en línea a tanto corrupto.
Qué asco.

1 comentario:

Logan y Lory dijo...

Hoy nos permitimos suscribir cada párrafo de esta entrada tuya. No hay mejor manera de expresarlo.

Un abrazo.