Datos personales

Mi foto
De grandes penas y grandes alegrías.

lunes, 23 de enero de 2012

Erich Fromm y el amor.

Erich Fromm fue un destacado psicoanalista, psicólogo social y filósofo humanista de origen judeoalemán, según la Wikipedia. He leído dos libros de él. En uno, dice: "el hombre está dotado de razón, es vida consciente de sí misma; tiene consciencia de sí mismo, de sus semejantes, de su pasado y de las posibilidades de su futuro.Esa consciencia de sí mismo como una entidad separada, la conciencia de su breve lapso de vida, del hecho que nace sin que intervenga su voluntad y ha de morir contra su voluntad, de que morirá antes que los que ama, o éstos antes que él, la conciencia de su soledad y su "separatidad", de su desvalidez frente a las fuerzas de la naturaleza y de la sociedad, todo ello hace de su existencia separada y desunida una insoportable prisión. Se volvería loco si no pudiera liberarse de su prisión y extender la mano para unirse en una u otra forma con los demás hombres, con el mundo exterior."

En mi humilde opinión, este hombre se pasa unas 150 páginas hablando del amor con más o menos acierto, pero siempre que alude la causa de su existencia, de dónde proviene, lo hace de un modo farragoso e incierto, lo cual le lleva a conclusiones un tanto extrañas. Detesto las referencias religiosas y a dios, pero dice algunas cosas interesantes. Comparto muchas reflexiones de este libro, las más cercanas al modo de actuar y llevar las cosas; pero la parte más filosófica me parece un truño desacertado. Por ejemplo, en este párrafo (y a lo largo de todo el libro y diría que de su obra) da la idea de que las consecuencias del amor son su causa; creo que eso se llamaba falacia de dirección incorrecta. Por ello, acaba justificando la existencia del amor de un modo ilógico, que es peor que no decir nada. 

La angustia de no tener amor es lo que provoca que sintamos amor? Ni dios, ni ese concepto que se crea para justificar la necesidad de ese sentimiento, tienen ningún sentido para mí. Es mi opinión al leer este libro (y otros); como no tienen ni idea de qué pinta el amor en este universo, se lanzan a usar conceptos filosóficos profundos carentes de significado y entidad, o recurren a algo que dios puso en nosotros para permitir que nos desarrollemos como seres estupendos. Mi visión es mucho menos amable, pero a mí me gusta más. Quizá porque soy científico y biólogo, aunque eso no creo que aporte más que un pequeño sesgo y algo de información que hoy en día cualquiera puede tener. El amor no fue puesto dentro de nosotros para hacernos felices, aunque gracias a él podemos sentir la maravilla. 

¿Por qué hay amor? Fuera un ente tipo deidad, un alienígena sandungero, o el más puro azar cuántico, tanto da, el caso es que aquí apareció vida. Tenemos entre manos unas criaturas que han ido evolucionando, adaptándose a un mundo complejo y llegado un punto del desarrollo son bastante inteligentes. Si han de pervivir, tienen que aparearse. ¿Cómo se consigue eso? A una bacteria le ponemos unas líneas de ADN y unas proteínas y listo. Pero a algo mucho más inteligente no se le puede forzar con un programa sencillo; necesitamos emociones que empujen. Creemos el deseo sexual. Bien. Necesitamos también que cuando venga un monstruo, escapen. Una polilla va hacia la luz. Luz, muévete, ve. Estimulo visual, mueve alas. Relativamente sencillo. Pero un ser inteligente se pierde en su propia inteligencia, y ahí no puede dudar; creemos el miedo. Necesitamos que escape. Bien. Pero ahora necesitamos algo muy difícil. Tenemos a un ser inteligente, con medios para encontrar su alimento, pero queremos que se sienta obligado a hacer cosas muy difíciles y dolorosas. Aparentemente, además, cosas que a ese ser no le sirven para nada, incluso causarán su destrucción; pero necesitamos que tenga este tipo de reacciones para que esa especie siga adelante. Qué podemos crear? Tiene que ser más fuerte y amplio que el miedo o el deseo. El amor, el sentimiento más poderoso. El que provoca los mayores atentados contra el egoísmo natural de un ser vivo. Fuente de la valentía y el coraje. El amor es la herramienta más refinada de la selección natural para obligarnos a muchas cosas. 

Es una herramienta tan compleja y con tantas caras que muchas veces crea calles sin salida, inútiles, pero en general funciona y sirve para nuestro propósito de creadores aficionados. El amor obliga a una gata a morir por sus pequeños A un perro a caminar desconsolado durante km para ir a morir a la tumba de su dueño. A un hombre a derrumbarse sollozando por la separación de su amada, y a mover mares y montañas para estar a su lado. La cólera, la rabia, el deseo, el miedo, nos empujan y nos llevan a movernos, a luchar, pero son empujones relativamente superables, los podemos relativizar mirando tras los cristales de nuestros análisis y nuestra inteligencia racional. Pero creo que si uno lo piensa bien, lo que más nos separa de ser saquitos de mar racionales, lógicos y egoístas que comen y duermen, lo que realmente nos obliga a luchar y a vivir en un casi permanente estado de tensión, es el amor. Queremos amar, y hacerlo de un modo que dure y no duela; rodearnos de nuestros objetos de amor, sanos y salvos. Eso nos mantiene casi toda la vida intentando encontrar aquello que más daño nos puede hacer.Fuese dios, un alien aburrido o el azar reglado por fuerzas y leyes físicas......qué puñeta y qué bendición nos han otorgado.

No hay comentarios: