Datos personales

Mi foto
De grandes penas y grandes alegrías.

martes, 31 de enero de 2012

La placa del Pioneer X.

El otro día alguién me pregunto: ¿por qué un blog?

En 1972, buen año, lanzaron la Pioneer X. Once años más tarde se convirtió en el primer objeto fabricado por la humanidad que abandonó el Sistema Solar.

Gracias en buena parte al empeño del famoso científico y divulgador Carl Sagan, quién, por cierto, estuvo casado con Lynn Margulis, una científica que siempre me llamó a la atención, se incluyó en la sonda una placa. En ella iba un mensaje simbólico informando a una posible civilización extraterrestre, que pudiese interceptar la sonda, sobre el ser humano y su lugar de procedencia, la Tierra.




Se gastó imaginación, se gastó oro, tiempo; era peso añadido para multiplicar por litros de combustible. Pero alguien pensó que valía la pena el esfuerzo, por una mera posibilidad.

sábado, 28 de enero de 2012

Animales!


Hace un par de años estaba zanganeando un poco y me di de narices con unos chicos que hacían una música bastante original. El lenguaje que utilizaban no me sonaba a nada conocido. Según Google es gaélico antiguo. Por un lado, me dificultó mucho enterarme de qué querían decir con la canción. Pero por otro, me parece brillante que mientras unas lenguas mueren y otras languidecen, haya personas jóvenes que sientan interés por una lengua que hablaban las gentes que vivían en su región hace dos mil años.  Igual no conviene, incluso hasta es perjudicial para la salud mental. Pero me gusta quien no olvida, quien sabe mirar atrás y quien piensa que no hace tanto que los romanos iban extendiéndose como una plaga llevando sus grandezas y sus miserias por el mundo. 

Así, quizá comprendamos de una vez que hay un patrón repetitivo desde mucho antes hasta la guerra de Irak, la extinción de la lengua Bo, y la pena de muerte en China. Y los problemas del gallego para perdurar, ETA y todo lo demás. Somos animales. Y hasta que no nos demos cuenta, ni siquiera tendremos una oportunidad de dejar de actuar como tales cuando no deberíamos. A diferencia del resto, quizá nosotros tengamos una oportunidad de dejar de actuar como las bestias que somos, cuando con ello lastimamos al prójimo. Por cierto, bonita canción.

http://www.youtube.com/watch?v=msRy4vcSX4k&feature=relmfu

martes, 24 de enero de 2012

Descanso eterno.

Este domingo fui a un entierro. Y mi tía, en el típico corrillo que se crea esperando a la comitiva, dijo algo que me impactó. Siempre aparenta estar de buen humor, fuerte y resignada ante los embates de la vida; pero en determinado momento comentó:
-Pues yo espero que no haya nada después.
Todos pusimos cara de sorpresa, y alguien preguntó: 
-Después? Qué quieres decir? 
-Ni cielo, ni infierno, ni nada de nada. Nada. Para qué. 
Mi tía es una mujer mayor, de familia humilde, poca lectura y menos metafísica; juraría que no es devaneo filosófico. Es puro cansancio. La miré y dije:
-El auténtico descanso eterno.
-Sí -contestó ella con cara pícara. 

Aunque sabe de mi carácter, me quiere. Habla tanto que a veces me agota, pero esa frase, ese comentario, me provocaron una gran ternura y ganas de abrazarla. Por cierto que lo hice poco después; uno aprende a no guardarse abrazos para cuando es demasiado tarde