Datos personales

Mi foto
De grandes penas y grandes alegrías.

martes, 8 de febrero de 2011

Ayer vi un perro muerto.


...y casi me pongo a llorar. Es increíble. Como la gaviota de Silvio. Vienes de la guerra, de ver cadáveres carbonizados, y te hace llorar una gaviota. O estás pasando una temporada horrorosa, y de pronto te hace llorar un documental sobre el sitio de Leningrado, como me pasó un día en que acabé mezclando lágrimas y risas porque la situación me parecía surrealista.
Recuerdo cuando lloraba a diario, durante meses. Ahora estoy más en lo mío, hace mucho tiempo que no lloro. Pero el perro muerto me recordó que esas lágrimas no lloradas se han ido acumulando todo este tiempo, lentamente -menos mal-, y que cualquier día, cualquier cosa, hará que ese tanque de lágrimas desborde.


sábado, 5 de febrero de 2011

A mis plantas les gusta The Gathering.



Sí. Supongo que lo de ponerles música clásica podría funcionar. Pero a las mías, desde luego, les gusta el metal. Sobretodo a la amaranta, a la que le encanta una canción de Nightwish (http://www.youtube.com/watch?v=GdZn7k5rZLQ).

Lo que me alucinó y motivó esta entrada es cuánta gente se dedica a investigar en serio estas cosas. Con medidores, cronómetros, y libretas de laboratorio. Por el amor del azar! Qué extraño es todo. Hay gente que quiere explicar racionalmente el amor, la consciencia, las sensaciones y yo que sé. A este paso poco margen nos dejarán para soñar algo delirante, divertido y maravillarnos con los sinsentidos de la vida. Yo no pienso hacer ni un experimento (ya me llega con hacer por los que me pagan), para determinar sin lugar a dudas que a mis plantas les gusta The Gathering.